Mis 10 viajes a Japón 4ª parte

11 jun

Terminados los exámenes y superados unos pequeños problemas físicos vuelvo a la carga con mis 10 viajes a Japón. Ha pasado bastante tiempo desde mi ultimo post, lo siento por no haber podido publicar en este tiempo. Aun así he intentado responde todos vuestros comentarios, tanto en el blog como en las redes sociales, así como los mails que me habéis enviado al correo del blog.

Mi octavo viaje (Septiembre de 2011)

Seguro que recordareis el terremoto y el tsunami que afecto la región de Tohoku en Marzo de 2011, y la posterior crisis nuclear. Después de pasar varias semanas consternados con lo que paso, y después de intentar ayudar como pudimos desde aquí, decidimos que volveríamos a Japón cuando pudiéramos para de alguna forma “ayudar” al país. Y así planeamos nuestro viaje para verano de ese mismo año. Yuka quería pasar tiempo con su familia, conocer a su sobrina y ver a sus amigos. Yo por mi parte también quería ver a mi familia política, pero también a mis amigos en Tokyo y ver como estaba la vida allí después de lo que paso. Volvimos a repartir el tiempo y pasamos nuestra estancia entre Tokyo y la casa de mis suegros.

Ese viaje fue muy especial, sobretodo por la forma en que sufrimos desde la distancia la tragedia que azoto Japón. Aunque muchos españoles residentes en Japón se encargaron de mostrar que Tokyo era un lugar seguro después de la tragedia, yo también quise colaborar de alguna manera haciendo un live blogging de mi viaje contando el día a día de mi viaje y mostrando que al menos la vida en Tokyo seguía igual que antes del terremoto.

El viaje fueron 12 días en Japón. La mayor parte de esos días los pase en Tokyo, alternando con la casa de mis suegros en la que estuve al llegar y antes de volver a España.  El blog y las amistades/familia que había hecho desde mi primera vez en Japón marcaron claramente este viaje. El blog porque me obligaba a buscar cosas que hacer y si podían ser nuevas mejor, y la familia y los amigos porque tenia que cuadrar en mi itinerario cuando verlos. Aun así con tiempo libre pude decidir casi siempre a ultima hora que hacia, planeaba lo que haría antes de irme a dormir o mientras desayunaba. Los sitios nuevos que visite fueron:  el templo de Kanda Myojin , la zona de Nihonbashi  , el mercado de Tsukiji o el templo Suitengu fueron algunas de las visitas nuevas que hice en ese viaje. También viví experiencias que no había vivido nunca, como salir por la noche con amigos japoneses hasta el amanecer o ir  a un meido cafe.

En el ámbito familiar pude conocer a mi sobrina, pasar un tiempo con mis suegros y hacer una foto de grupo con toda la familia reunida. Pero una de las mejores experiencias me la ofreció mi gran amigo Shigetoshi, el cual me invito a su casa para conocer a su familia y comer con ellos. Fue una cena marcada por las convenciones japonesas y con alguna anécdota divertida como que yo fuera el que marcaba el ritmo de la bebida o como no debía rehusar nada que se me fuera ofrecido. Y asi termine un poco borracho y con la barriga a punto de explotar (^_^U)\

En cuanto a ver el después del terremoto en Tokyo, vi cuanto se había exagerado en algunos aspectos o como se aplico el ahorro de energía apagando muchas de las características luces de Tokyo. Algo que cambio mi punto de vista, ya que aunque esta iluminación le da un encanto especial también es un despilfarro de energía el cual obliga a Japón a depender de centrales nucleares.

Hablar de mis viajes en estos posts me esta ayudando a valorar mucho cada uno de mis viajes. Este seguramente fue uno de los que menos valorado tenia en mi ranking personal de viajes. Pero echando la vista atrás veo que hice muchas cosas, que no malgaste mi tiempo allí y que lo disfrute con mis amigos y mi familia. Quizá el recuerdo del terremoto y mi promesa de ir a Japón cuando en teoría no tocaba hizo que pensara que ese viaje fue mas una obligación.

Cruce de Shibuya con ahorro energético

Esta foto del cruce de Shibuya con menos iluminación de lo habitual, es la foto elegida para este viaje. Fue en Shibuya donde me di cuenta de este ahorro de energía y el cual me hizo pensar si realmente Tokyo necesita abusar de esta forma de la electricidad. Una foto que da que pensar y que me ha hecho cambiar de opinión sobre el abuso de anuncios con iluminación en Tokyo.

Mi noveno viaje (Agosto de 2012)

En 2011 hice una amistad que mucho tendría que ver con mis dos próximos viajes (2012 y 2013). Conocí a Cristina de la agencia Món Rodó. La conocí como lectora del blog pero pronto quedamos con su familia y Yuka, y acabamos haciendo amistad. En una de nuestras quedadas le comente que mi “sueño” seria meter a todos mis amigos en un avión e irnos a Japón, algo bastante improbable para algunos de ellos. Mas tarde me propuso que hiciéramos un viaje en el que yo hiciera de acompañante/guía. Aunque era algo que me atraía también tenia mis dudas de si podría hacerlo, pero gracias a su apoyo y confianza decidí aceptar la propuesta. Así que después de hacer algunos cálculos y planearlo lanzamos una propuesta de viaje para el verano de 2012. Cree un post en el blog y lo intentamos promocionar tanto como pudimos.

Fueron meses complicados en los que sufrimos para encontrar gente apasionada de Japón para nuestro viaje. Al final conseguimos reunir un grupo con gente de varias zonas de España y con distintas motivaciones para visitar Japón en un viaje especial para mi ya que debía de encargarme de un grupo y debía velar porque todo fuera de su agrado.

Fue un viaje en el que iba bastante nervioso y preocupado porque todo saliera bien. Pero los nervios duraron poco y a los pocos días los viajeros desconocidos nos convertimos en amigos que compartíamos una experiencia. Y todo este cambio se debió a la cena que organizamos con amigos japoneses y la posterior fiesta que hicimos luego.

Fue un viaje diferente para mi pero lo disfrute mucho, hice nuevas amistades, pude volver a Tokyo otra vez y sobretodo pude formar parte de la experiencia de un grupo de personas al descubrir Japón. La visita a la recién inaugurada Tokyo Skytree fue lo único nuevo que vi en ese viaje ya que por la apretada agenda y por el itinerario que llevamos no tuvimos margen para visitar nuevos lugares. El calor japonés no nos dio tregua en todo el viaje, y aunque el cansancio hizo mella en el grupo no dudo de que todos tuvieran una bonita experiencia en Japón.

La cena

La foto del viaje no podía ser otra que la de la cena que organizamos junto con algunos amigos japoneses. Sin duda fue de lo mejor del viaje. Hicimos amigos nuevos, yo vi a amigos que no veía desde hacia tiempo y algunos de nosotros acabamos la noche tomando el primer tren de la madrugada en una noche llena de anécdotas.

Continuara

Takeshita Dori (Harajuku) esta cambiando

2 may

Lo habré dicho mil veces por aquí pero Harajuku es una de mis zonas favoritas de Tokyo. Diría que la he visitado en casi todos mis viajes desde 2003 con lo que he podido ver algunos cambios que se han hecho durante estos últimos años, pero el pasado verano vi un panorama en Takeshita Dori que empezó a preocuparme y que quizá acabe en un cambio que quite encanto a la zona.

Takeshita Dori (Takeshita Street)

Takeshita Dori no es todo Harajuku pero si que es una parte importante y seguramente la que le ha dado mas fama a la zona. Una calle peatonal repleta de tiendas de moda y lugar donde nacen muchas de las tendencias en moda en Japón. En contraste con las zonas de moda de Shibuya, las cuales ya han sido muy explotadas y convertidas en algo mucho mas comercial.  Takeshita Dori todavía conservaba esa parte de tiendas mas pequeñas y ropa mas underground. Esto era algo que ya había cambiado un poco pero que se había hecho tan despacio que se había notado muy poco.

El verano pasado cuando llegamos a la zona de Harajuku con el grupo quisimos ir a una tienda 24 horas (convini) y sabia que justo a la izquierda de la entrada de Takeshita Dori había una. Pero al llegar allí nos encontramos con la zona cerrada y vallada. El edificio en el que estaba esta tienda había sido derruido tal como veis en la siguiente foto.

Entrada a Takeshita Dori (Agosto 2013)

Lo normal es pensar que el espacio, algo muy preciado en Tokyo, de esa tienda valía mas para otras cosas que para una tienda 24 horas y que quizá allí aprovechen para poner a primera linea de la entrada de esta popular calle peatonal alguna tienda de alguna gran marca. Seria lo normal pero la cosa no termino aquí si no que mas adelante y en diversos puntos de Takeshita Dori me encontré el mismo panorama.

Takeshita Dori (Agosto 2013)

Lo que puede pasar con estos solares es que entren grandes marcas comerciales a colocar sus grandes tiendas, que la zona se vuelva mas comercial y que las pequeñas tiendas acaben vendiendo su espacio también a otras grandes marcas. Pasa en todas las grandes ciudades, cuando una zona se vuelve popular también se amplían las oportunidades de negocio. Si al final esto pasara haría que la zona se volviera mucho mas comercial y que esta calle perdiera parte del encanto que todavía conserva. No seria raro que esto pasara ya que uno de las zonas que mas ha cambiado desde que visito Tokyo es la avenida de Omotesando, la cual también se encuentra en Harajuku. Aunque esta ha sido coherente a lo que ya era una zona comercial mas enfocada a gente mas “pija”.

Esto me hizo pensar en la situación que vi con el cambio que sufrió Akihabara y que me aventure a predecir hace unos años en este post . Si bien ahí me equivoque en parte y espero que también me equivoque con este y que Takeshita Dori se modernice, pero sin perder su identidad y el encanto que tiene.

Mis 10 viajes a Japón 3ª parte

21 abr

En el anterior post os conté el cuarto y el quinto viaje que formaron parte de mi estancia en Japón una fantástica etapa de mi vida que se acabo por falta de dinero. Después del quinto viaje tarde casi un año en volver a Japón y esta vez no fui solo.

Mi sexto viaje (Febrero de 2008)

En teoría lo que debía de ser un viaje “excusa” para buscar unos papeles se acabo convirtiendo en mi primer viaje acompañado. Después de volver de Japón seguí con la relación con Yuka y ella vino a España en Agosto. Como ya habíamos hablado en Japón ella vendría a vivir a España cuando acabara la universidad en Primavera de 2008 y nos casaríamos. Ella estuvo preparando los papeles, pero para acelerar el proceso y de paso poder verla decidí preparar un viaje en Febrero de 2008. Por aquella época el blog seguía bastante activo (no como ahora ) y publique que me iba a Japón a ver si alguien se quería animar, y se animaron dos personas. Uno de ellos fue Rafa un compañero de trabajo y buen amigo mio, y el otro fue Giltesa un lector del blog. Así que el sexto viaje acabo siendo el primero en el que no fui solo y también el primero en el que ejercí un poco de “guía”, aunque ya había hecho algo parecido durante mi estancia en Japón.

El viaje fueron 8 días en Tokyo y a parte de visitar partes de Tokyo en las que ya había estado también estuvimos en Nikko en una de las excursiones de las que mejor recuerdo tengo. La verdad es que casi me había olvidado la cantidad de cosas que rodearon este viaje pero echando un ojo a los posts sobre este viaje me he dado cuenta de que dio mucho de si. Una de ellas fue que los lectores del blog eligieron una prueba para que realizáramos en Japón y la persona que acertó se llevo un regalo exclusivo, una camiseta del blog, y es mas la que se la llevo fue Alysu que ahora es una muy buena amiga mía y madrina de una de mis perritas. También relacionado con el blog fue la primera vez que escribí en un viaje algo que luego lleve un poco mas allá.

En lo que se refiere al viaje hubo dos partes. La parte que pase con mis compañeros de viaje fue muy divertida porque pude enseñarles Tokyo y disfrutar viendo “cositas frikis” en Akiba. Celebramos el cumpleaños de Rafa allí y cumplimos con la prueba que eligieron los lectores, comer Nattô. Pero sin duda lo que mas disfrute fue la excursión a Nikko en la que nos encontramos los templos cubiertos por la nieve y en la que pasamos muchísimo frio.

Con Yuka nos hicimos una sesión de fotos con kimonos tradicionales de boda para regalársela a sus padres. También cumplí el tramite de pedir la mano a sus padres aunque los planes estaban en marcha. Tuve tiempo de conocer a algunos amigos suyos y compañeros de trabajo, y la cena que tuve para conocer a al novio de mi futura cuñada que relate brevemente en este post.

Fue un viaje especial y que parece que no recordaba lo importante que fue y la de cosas que viví. Me ha sido difícil elegir una foto ya que hubo varios momentos para el recuerdo, pero he elegido esta.

Esta foto es en Nikko con Yuka. Estábamos pasando un frio inmenso en Nikko pero disfrutamos mucho allí. Había otras candidatas para la foto de este viaje, alguna de la sesión de fotos con los kimonos, o otras con el grupo que hicimos, pero sabia que la foto de este viaje tenia que ser de Nikko. Y de Nikko descarte otras de templos nevados o incluso una que salia con Rafa en la nieve por esta foto que nos hizo Rafa al vernos pasar frio.

Mi séptimo viaje (Septiembre de 2009)

Este viaje fue el primero que hice con Yuka desde España una vez casados y ya viviendo aquí. Aunque a mi me hubiera gustado pasar nuestra luna de miel en Japón en 2008 decidimos no ir y esperar un año para volver. Lo que prometía ser un viaje tranquilo y de visitas a familia, con boda incluida, acabo en un viaje con varios sustos al empezar y terminar el viaje.

El primer susto vino cuando llegamos a París para tomar el vuelo hacia Tokyo. Nos comunicaron que había una alerta de tifon y que quizá el vuelo tendría que desviarse a Nagoya. Ya en el vuelo y a punto de aterrizar el piloto comunico que aunque había un tifon intentaría aterrizar. El descenso fue parecido a una montaña rusa y yo lo pase fatal. Desde mi monitor en el asiento podía ver una cámara en la que se veía como el avión entraba torcido a la pista de aterrizaje mientras el avión daba tumbos y cuando casi estábamos para aterrizar el piloto no lo vio claro y tiro hacia arriba despegando con una fuerza mas fuerte que un despegue normal. Otra vez en el cielo y dando vueltas el piloto comunico que iríamos a Nagoya donde aterrizamos sin problema. Sin duda fue mi peor experiencia en un avión. Ya en Nagoya nos pagaron el billete en el Shinkansen hasta Tokyo. No perdimos mucho tiempo y pude usar por primera vez un tren de alta velocidad Japones.

En ese viaje hicimos unas vacaciones separados. Habíamos organizado el viaje en vistas de los intereses de cada uno, Yuka quería ver a sus amigos y familia, y yo pasar unos días en Tokyo y visitar a mis amigos. Aun así pase unos días en casa de los padres de Yuka y algunos separada de ella en Tokyo solo.  En este viaje hice mi primer live blogging, en el cual cada día por la noche escribía un post contando lo que había hecho. Algo que luego repetí en otros viajes.

En lo que se refiere a mi viaje fue muy completo. Visite Yokohama con mi amiga Nao, pudo asistir al concierto de una de mis bandas favoritas “Dir en Grey”, pude conocer al profesor de español de Yuka en una cena con mi gran amigo Shigetoshi, pude volver a recordar sitios a los que iba a cuando vivía en Japón, conocer a Núria de Nihon mon amour,  ser devorado por los mosquitos en la ciudad de mi familia japonesa, ver el monte Fuji desde el lago de Kawaguchiko… Muy buenas experiencias pero la cosa se giro.

El principal motivo del viaje era para ir a la boda de mi cuñada. Pero cuando llegamos nos dijeron que tenia Gripe A, si recordáis el verano de 2009 fue el de la Gripe A. Aun así se recupero y la boda pudo celebrarse, pero sin nosotros. El motivo fue que Yuka cayo enferma pocos días antes. Tuve que convivir con Yuka en Tokyo enferma de gripe y equipado en todo momento con una mascarilla. Nos trasladamos a casa de sus padres donde ella siguió enferma y donde estuve cuidando con ella. Estuve solo un par de días en casa de sus padres sin mucho que hacer. Hice alguna escapadilla en bicicleta para ver el campo para ser devorado por los mosquitos y hacer algunas fotos. Aunque Yuka estaba ya casi recuperada tuvimos algunas dudas por si nos dejarían volver, pero no hubo problema.

He elegido esta foto que saque para el blog después de visitar a mi cuñada cuando estaba con la gripe A. Un ejemplo de que no nos debemos de reír de según que cosas. Una lastima por que fue un viaje bastante completo de días y de actividades y pero que quedo marcado por los problemas que nos surgieron.

Continuara

Fotos curiosas : Viaje Agosto 2013 4ª y ultima parte

5 abr

Ultima parte de las fotos curiosas de mi ultimo viaje que tenia pendiente. Espero que os gusten (^_^)_b

Publicidad “Sadako 3D”

En Yodobashi camera de Akihabara me encontré esta publicidad de Sadako 3D con un código QR. Como no tenia Internet y estas cosas me dan bastante yuyu no hice la prueba a ver que salia. No se si desde la foto se podrá pillar el código…  Visto en Akihabara (Tokyo)

La Trifuerza

Supongo que los fans del videojuego Zelda os sonara este símbolo pero este proviene de un clan llamado Hôjô el cual fue regente durante el shogunato de Kamakura. Shigeru Miyamoto quizá lo tomo prestado para su videojuego. Visto en Ueno.

Smoking area

Como ya he comentado varias veces en Japón esta prohibido fumar en la calle menos en los sitios indicados, las smoking areas. En los lugares públicos también se suele aplicar esta norma y normalmente todos los recintos tienen su lugar para los fumadores. En el templo de Yasukuni nos encontramos esta zona para fumadores habilitada en una especie de caravana.

Dentro de esta caravana y como podeis ver en la foto de arriba, había unos bancos, ceniceros e incluso algunos ventiladores, ya que en verano aprieta el calor. Visto en el santuario de Yasukuni (Tokyo)

El teléfono rosa

Quizá este teléfono os sea familiar por haberlo visto en algunos animes o películas japonesas, y es que estos teléfonos rosas son algunos de los modelos de teléfonos públicos que hay en Japón. Son bastante populares y estos rosas se han convertido en un icono, aunque no abundan mucho y a veces son difíciles de encontrar.  Visto en el santuario de Yasukuni (Tokyo)

Monster Hunter

Monster Hunter es todo un fenómeno en Japón y como todo lo que triunfa los japoneses lo explotan con merchandaising y artículos relacionados para sacar los cuartos a sus fans. En un centro comercial de Odaiba encontramos una tienda oficial de Monster Hunter y había varios de los “bichos” de la saga, pero el mas impactante era este hinchable. Visto en Odaiba (Tokyo).

 

 

Mis 10 viajes a Japón 2ª parte

17 mar

Con los tres primeros viajes que os conté en el anterior post cerré un ciclo de mi historia con Japón. Si lo comparáramos con una relación los tres primeros viajes serian las primeras citas, ahora con mi cuarto viaje venia lo equivalente a conocer a sus padres y la difícil convivencia.

Mi cuarto viaje (Octubre de 2006)

Como ya os conté en el anterior post mi pasión por Japón me llevo primero a hacer mi primer viaje solo al extranjero. Después de dos viajes mas decidí dejar el trabajo y pasar tres meses viviendo y estudiando allí. Sin duda, y como ya escribí en el blog en esta serie de posts. Mi estancia en Japón fue una de la mejores experiencias que he vivido en mi vida y es algo que recomiendo a todo aquel que pueda realizarlo.

Sin duda en esta primera estancia en Japón aprendí muchísimo, hasta llegar al punto de ver que todo lo que había visto en mis tres primeros viajes solo era una pequeña parte de lo que era Japón. En esta estancia viví una rutina japonesa, viviendo en las afueras y tomando el tren a diario para ir a Tokyo, haciendo la compra y sacrificando horas de diversión por horas de estudio. Y todo esto lo viví con una situación que no había pensado cuando prepare mi estancia, y es que ese mismo verano y a penas dos meses antes de partir había empezado una relación con una chica japonesa que luego ha acabado aguantándome y casándose conmigo. Allí afianzamos la relación y si no hubiera realizado este viaje seguramente la cosa habría acabado de forma diferente.

Lo que mas me gusto fue poder ver sitios nuevos fuera de Tokyo como Kamakura, Kyoto, Osaka, Chiba, Narita o incluso el pequeño pueblo donde viven mis suegros. Pero por otro lado la vida de estudiante y vagar por Tokyo también fue de lo que mas me gusto, así que la decisión sobre elegir una foto para este viaje ha sido difícil.

Pues si, una foto desenfocada de mi habitación en la residencia de Shiki es la elegida. Esta habitación me trajo problemas al principio como ya os conté, pero se convirtió en mi lugar de estudio, en el sitio donde comía ,donde me enteraba de lo que pasaba en España por mi ordenador y donde se planto la primera semilla del blog. Podría haber elegido una foto de mi escuela o de cualquiera de las calles de Tokyo por donde vagaba cuando terminaba las clases, pero en lo personal esta foto tenia mas sentido.

Mi quinto viaje (Enero de 2007)

Del cuarto al quinto viaje pasaron apenas 3 semanas. Fue un viaje que no estaba planeado ya que mi intención inicial era estar 3 meses en Japón, pero el haber empezado una relación con Yuka y ver lo rápido que aprendía japonés hizo que intentara estar 3 meses mas. Con ayuda de la familia que me dejo dinero volví a Japón para una estancia que no podría alargar mas. Con la premisa de disfrutar al maximo la estancia pero al mismo tiempo no gastar dinero que no tenia viví la que seria mi ultima larga estancia en Japón.

Cambie de residencia pero seguí con la misma rutina. Hice nuevos amigos, cumplí el sueño de ver a uno de mis grupos japoneses preferidos y cree este blog. No pude viajar por Japón como me hubiera gustado y tuve que vigilar cada yen que gastaba. Por eso mismo muchas veces me dedique a callejear y a perderme por mis zonas favoritas de Tokyo. Esto fue lo que hizo que acabara conociendo muy bien la la gran metrópolis de Japón y que sacara partido a muchas de las actividades gratuitas que ofrece Tokyo, como el mirador del gobierno metropolitano de Shinjuku donde muchas veces iba al terminar mis clases ya que mi abono de tren era hasta la estación de Shinjuku.

Pero no todo fue tan bien como esperaba ya que desvié un poco mi atención de los estudios y esto hizo que no le sacara el maximo partido. Tampoco ayudo mucho que me mezclara con españoles. Quizá me arrepiento un poco de esto pero viví la experiencia y la disfrute sin pensar que un día se acabaría y dejaría esa vida de estudiante para volver a España. Aunque los últimos días fueron bastante duros para asimilar esto.

He elegido esta foto del cruce de Shibuya por varios motivos. Primero porque pienso que quizá sea de las mejores fotos que he hecho, porque es la típica imagen de Shibuya, y porque allí pase muchos días callejeando y quedando con mi amiga Nao. La foto la hice desde un lugar que ahora es inaccesible ya que cortaron esta pequeña zona en la estación JR de Shibuya. Esta zona de Tokyo me impacto desde la primera vez que la vi y es de las que nunca falta en ninguno de mis viajes. Cada vez que salgo de la estación y veo el cruce se me pone la piel de gallina como la primer vez que la vi.

Continuara

Folk Festival Japón 2014

26 feb

El próximo 8 y 9 de Marzo en el Teatro de la Zarzuela de Madrid se celebrara el Folk Festival Japón 2014. Un evento benéfico dentro de los actos conmemorativos del Año Dual España-Japón 2013/14. Los fondos que se recauden por la venta de entradas, irán destinados a los damnificados por el terremoto y tsunami de Tohoku (Japón, 2011) y el terremoto de Lorca (Murcia, 2011). El de Madrid sera la tercera edición de este festival que ya se celebro en Nueva York en 2009 y en Munich en 2011. En esta ocasión, la pianista y compositora japonesa afincada en España, Mine Kawakami sera la presidenta honoraria del comité organizador.

En este festival  de dos días se podrán disfrutar de lo mejor de las artes escénicas japonesas con más de 150 artistas, músicos y bailarines. Habrá música y danza tradicionales, con especial presencia del Koto, arpa de trece cuerdas; Shamisen, guitarra de tres cuerdas que se toca con púa, y Kokyu, instrumento de cuerda que se toca con arco. Danza tradicional de Okinawa, Tambor japonés (Taiko), Ceremonia del té, Arreglo floral (Ikebana), Teñido añil (Aizome), artesanía de mini kimonos y muñecas Ichimatsu y otras artesanías tradicionales japonesas. Más de 19 actividades dirigidas a un público adulto y también infantil, que pretende promover no solamente la creciente amistad mutua hispano-japonesa, sino también a la expansión de las redes humanas, el intercambio cultural y turístico entre ambos países.  Especial atención merece uno de  los talleres previstos, Kamishibai o drama de papel, que utilizando ilustraciones explicará toda la labor humanitaria , solidaria y de voluntariado desarrollada en la región de Tohoku, tras el terremoto y el tsunami de 2011. Podéis consultar las actividades que se realizaran en este link

Con este festival los aficionados al país nipon tenéis una gran oportunidad de conocer mas sobre cultura y tradición japonesa. A mi me pilla lejos pero me hubiera gustado acercarme a este evento. Si alguno de vosotros va este festival y quiere compartir fotos o la experiencia en el blog puede escribirme al mail del blog o bien dejar un comentario de que os pareció el festival. También resaltar el carácter benéfico de este festival tanto por la parte japonesa o como por la parte española destinando los fondos recaudados a los terremotos de la región de Tohoku (Japón) y a los de Lorca (España)

Os dejo un vídeo de la anterior edición de este festival en Munich

 

Mis 10 viajes a Japón 1ª parte

21 feb

Este verano fue mi décimo viaje a Japón, también el próximo marzo hará 9 años que fui a Japón por primera vez. Así que pensé en dedicarle una serie de posts para recordar esos diez viajes y recordar cada uno de ellos con una foto que lo resuma o que sea significativa de ese viaje.

Mi primer viaje (Marzo de 2005)

Considero mi primer viaje como el más especial pero fue el mas desorganizado y en el que cometí muchos errores de pardillo. Pero bueno, era normal porque fue mi primer viaje solo, al extranjero y en avión. Nadie de mi circulo de amigos o familia entendía los  motivos que me llevaron a Japón, de hecho yo tampoco estaba seguro de que esa fuera la solución pero un poco si que lo fue, aunque una nueva adicción entro en mi vida. Descubrí Japón con los ojos de alguien que no esta acostumbrado a viajar y me sorprendí de una manera que dudo que algo así me vuelva a sorprender en mi vida. Estaba muy verde y cualquier cosa era sorprendente y nueva para mi.

Lo que mas me impacto en aquel viaje fue ver como muchos de los tópicos o de las ideas que tenia sobre Japón eran erróneas. Quizá ese revés junto con el buen hacer de los amigos que conocí en Tokyo hizo que me enamorara de ese país. Recuerdo mas la parte emocional que lo que realmente vi en mis solo 5 días en Tokyo. Fue un viaje que cambio mi vida y que me ayudo a madurar.

La foto que he elegido es la de un banco en el parque de Hibiya. Esta historia la he contado muchas veces, quizá demasiadas, pero es que es una parte fundamental de mi historia con Japón y en especial con Tokyo. En ese banco me di cuenta de que en Tokyo a pesar de ser una ciudad muy poblada se pueden encontrar rincones tranquilos. Ahí me pasaron todas las emociones del viaje por la cabeza y me prometí que volvería a Japón. Algo que se cumplió ese mismo año.

Mi segundo viaje (Septiembre de 2005)

Casi seis meses después de mi primer viaje a Japón y con la promesa que me había hecho en el parque de Hibiya volví a Japón. Esta vez fue una semana. En ese viaje me centre en los amigos japoneses que había conocido, quería saber mas sobre las personas ya que a mi parecer (menuda mi ignorancia) ya había visto lo mas destacado de Tokyo. Por ese motivo me centre mas en hacer cosas con ellos que en visitar nuevos lugares, pero aun así visite muchas cosas que no había visitado en mi anterior viaje. Conocí el terrible calor del verano japonés ,la humedad japonesa, los tifones, pero también los restaurantes Izakayas, las zonas “chungas” como Roppongi o Kabukicho, o la bahía de Odaiba entre otros lugares.

En ese viaje hice poquísimas fotos, el motivo fue que quería centrarme en la experiencia mas que inmortalizar el momento en una foto. Aun así he elegido la foto de la entrada al recinto del santuario de Meiji jingu. El motivo es que fue y sigue siendo mi “templo” (ya que es sintoista y por tanto no es templo si no santuario) favorito de Tokyo. La primera vez que lo vi fue muy impactante ya que esta en el centro de Harajuku y es una zona muy concurrida pero según entras al recinto del santuario te adentras en un pequeño bosque para encontrarte con el santuario. Es una zona muy tranquila , cuando no esta lleno de turistas, que se te hace extraña al estar lado de una de las zonas mas concurridas de Tokyo.

Mi tercer viaje ( Marzo de 2006)

De Septiembre de 2005 hasta principios del 2006 pasaron muchas cosas. Estaba claro que viajar dos veces en el mismo año a la otra punta del mundo no era algo normal y me había estado planteando la posibilidad de pasar mas tiempo en Japón, pero aun no estaba seguro. Mi amigos bromeaban diciendo que me saldría mas a cuenta quedarme un tiempo allí que ir y volver, y pensé que quizá fuera lo que necesitaba. Estar en Japón por un tiempo me atraía pero al mismo tiempo pensaba que podría hacer allí. Con el primer viaje cumplí un sueño que creía imposible, y cuando cumples un sueño te sientes genial pero al mismo tiempo sentí un vació por no tener algo mas que cumplir. Con el segundo viaje intente llenar ese vació pero lo que hizo fue que me entraran mas ganas de estar en Japón. Así que me plantee otro viaje, y este viaje tenia que ser el de la confirmación de lo que quería hacer en Japón.

El viaje fue de 5 días en Tokyo, como mi primer viaje. Fue una mezcla entre el primer viaje y el segundo. Del primero porque vi cosas nuevas como la Tokyo Tower o Harajuku un domingo con todo el ambientillo de la zona, pero también por la parte de ayudarme a lidiar con los problemas personales que arrastraba. Del segundo porque aproveche para pasar tiempo con mis amigos en Tokyo, sobretodo con mi amiga Nao que ya se había convertido en mi mejor amiga. En este viaje y después de haber conocido mejor a mis amigos en Japón cuando me tenia que despedir de ellos era realmente muy triste, ya que no sabia si realmente los volvería a ver. El viaje me ayudo a aclarar mis ideas, no de la forma que había esperado pero lo hizo, me había decidido a ir a Japón por 3 meses en un futuro próximo, y de paso aprovechar para estudiar japonés. Tendría que lidiar con muchos problemas como mi trabajo, explicárselo a mi familia y garantizar el dinero para esos 3 meses.

La foto que he elegido para este viaje es una foto que me hizo mi amiga Nao en Harajuku con dos cosplayers. La he elegido porque fue un día muy divertido con mi mejor amiga y por que  descubrí lo divertido que puede ser Harajuku un domingo. Desde ese día siempre he intentado que mis viajes coincidan con un fin de semana para visitar Harajuku el domingo, aunque en los últimos viajes ha coincidido con eventos que han desplazado a los cosplayers. Desde ese día Harajuku se convirtió en uno de los lugares que mas me gustan de Tokyo

Continuara

Fotos curiosas : Viaje Agosto 2013 3ª parte

10 feb

Después de un parón de varias semana seguimos con las fotos curiosas del ultimo viaje.

Niños súper héroes

En Akihabara te puedes encontrar casi cualquier cosa, y en algunos casos cosas innecesarias como esta colección un tanto “especial” de súper héroes en versión bebe. Los precios también espectaculares, 115€ el Batbaby. Visto en el centro comercial Akiba Cultures Zone de Akihabara.

Mantis fumadora

No me gustan nada los insectos, y Japón por su clima tiene una fauna bastante curiosa de bichos. En una zona de fumadores cerca del santuario de Meji jingu nos encontramos con esta mantis a la cual le eche una foto tirando de zoom. No fui el único, ya que algunos turistas chinos también aprovecharon el momento. Visto en el santuario de Meiji Jingu en Harajuku.

Altar tradicional

El año pasado paseando por Asakusa me encontré con una tienda que tenían cosas bastante tradicionales, incluso creo que publique una foto de unos tambores taiko que tenían en un post de fotos curiosas. El año pasado no tuve mucho tiempo para ver la tienda así que este año me aventure y vi cosas bastante curiosas que me impactaron, como los diferentes tipos de altares que se suelen poner en las casas japonesas para guardar las cenizas de los fallecidos y recordarlos. De hecho había visto estos altares en casas de familia y amigos pero me daba demasiado respeto hacerles una foto por lo que representan. En este caso como estos eran nuevos aproveche que no me veían en la tienda y le hice una foto. Visto en Asakusa.

No alimenten a las palomas

Siempre me ha hecho gracia como los japoneses usan dibujos bastante divertidos para las señales, creo que de esta forma se capta mejor la atención a pesar de que es menos serio. Visto cerca del templo Sensoji en Asakusa.

Relojes de Totoro!

Si si relojes de Totoro que cualquier fan de Ghibli le gustaría tener. Eso si carisimos, norma general de cualquier merchandaising de studio Ghibli. Visto en el Yodobashi Camera de Akihabara.

7 años de “Todo sobre Japón”

29 ene

El 29 de Enero de 2007 empece a escribir sobre mi aventura en Japón en mi propio blog. Empece sin muchas pretensiones y el blog supero mis expectativas. El resto de la historia la conocéis los que me habéis seguido durante estos años y habéis seguido mis viajes, mis posts y el curso de japones.

Como habéis podido ver últimamente no hay muchas actualizaciones en el blog y alguno podría pensar que lo estoy abandonando, pero no es así. Actualmente ando bastante liado y hay bastantes cosas que me impiden seguir actualizando el blog como lo hacia antes. No lo hago por gusto y no creáis que no me genera ansiedad el no poderos ofrecer mas sobre el país nipon que tanto os apasiona. Aun así, sigo contestando los comentarios del blog y las consultas que me llegan a través del mail del blog. Ahora estoy en medio de exámenes de la universidad pero pronto acabare y tengo en mente una serie de posts que me hacen especialmente ilusión compartir con vosotros.

Bueno pues después de esta pequeña y “dramática” introducción hay que celebrar los 7 años de “Todo sobre Japón” en la red, y que mejor forma que daros las gracias a TODOS por vuestro apoyo durante estos siete magníficos años. Mención especial para mi gran amigo Salva de Blog Visual que me ha hecho esta imagen para el séptimo aniversario del blog. El blog volverá pronto así que estad atentos!

“Al otro lado del mundo” (Alberto Montañez)

27 dic

Desde que empece el blog han sido varias personas las que han contactado conmigo para que les ayudara con algunas dudas de su viaje. Este es el caso de Alberto, al cual intente ayudar ,con lo que pude, a preparar su viaje a Japón. A la vuelta tenia ganas de explicar su viaje y me paso por la cabeza un proyecto que pensé hace años para que los lectores pudieran explicar su experiencia en Japón al resto de los lectores del blog. Este es el viaje de Alberto.

“Al otro lado del mundo” (Alberto Montañez)

Los tonos ocre y azul le ganan terreno a la oscuridad. Nos regalan un paisaje único, un pequeño premio después de un viaje eterno. Empieza a amanecer en Siberia. El lago Baikal refleja los primeros rayos del Sol, diminutos focos de luz se calientan en torno a una gran hoguera. Ya queda menos.

Vuelo (Foto: Alberto Montañez)

Son las 10 de la mañana del 2 de octubre. Cogemos nuestras maletas, sellamos los pasaportes y sacamos el Rail Pass. Tomamos el Narita Express para Tokyo. Empieza nuestra aventura. Vemos al fondo la Sky Tree por primera vez. Es un día nublado, pero no llueve. Al llegar a la estación de Shinagawa, nos bajamos y esperamos al Shinkansen que nos conducirá a nuestro primer destino, Osaka. Pasamos por Yokohama, pendientes a la llanura donde reposa el Fuji, pero las nubes lo esconden con malicia. Salimos del Shinkansen y nos sentimos perdidos en una estación enorme. Localizamos unos teléfonos y estrenamos nuestros yenes para llamar al hotel donde nos alojamos. Nos cuesta entendernos en inglés, pero logramos quedar en Namba.

Los anuncios, cientos de ellos, le dan un colorido y un encanto particular a los vagones del Metro.Nos sorprende la estricta disciplina que tienen para todo; caminan en dos carriles, por la izquierda entran y por la derecha salen de la estación. Fuera todo es diferente a lo que conocemos. El señor Takamoto aparece como tanta gente, con su bicicleta. Nos da la bienvenida, y camino al hotel, nos detenemos cada dos minutos. Explica, en un inglés con acento, por dónde hay un gran centro comercial, dónde están los mejores sitios para comer sushi, dónde está el punto de mayor ambiente… Dejamos las maletas, nos duchamos y nos cambiamos. Son las ocho y media de la tarde y estamos muertos. Aún así, vamos a visitar la calle Dotonbori; primer contacto con luces, ruido y gente. Todo me parece inmenso, me sorprendo del tamaño de Glicoman. Probamos el Takoyaki, damos una pequeña vuelta y volvemos al hotel. El cansancio nos puede y al día siguiente tenemos nuestra primera gran excursión.

El poder que tiene la historia es inmensamente fuerte en algunas ocasiones. Hiroshima es historia. Es especial, todos sabemos por qué. Una extraña energía cubre la ciudad, desde el castillo, enorme, hasta la cúpula, sobrevolada por parejas de garzas. El puente Aioi, el Parque de la Paz, las garzas de papel para Sadako, que colorean un lugar frío y gris, todo en esta ciudad te lleva inevitablemente a otra época, no muy lejana. Empieza a anochecer. Vemos el monumento a las víctimas, y a través de él, la antorcha, siempre encendida, y la cúpula al fondo. El sentimiento es sobrecogedor. Los lugareños salen de trabajar y se detienen allí, en silencio, rezando por los que no están. Quedamos mudos, impresionados, emocionados. Hiroshima es otra historia.

Hiroshima (Foto: Alberto Montañez)

Amanece en Osaka, y nos levantamos para el primero de los dos días que visitaríamos Kyoto. Es notable la cantidad de mujeres que vemos en kimono, incluso ese detalle nos emociona. Visitamos Sanjūsangen-dō. Nos llama la atención la longitud del edificio. Entramos al templo y las 1001 estatuas de Kannon nos reciben al doblar una esquina. Dentro del templo me siento intimidado. Su tamaño, su distribución, su constitución, no sé qué es lo que más me fascina. Siento frustración cuando nos dicen que no está permitido hacer fotos.

Kiyomizu-dera, Kyoto (Foto: Alberto Montañez)

Nuestro siguiente destino es Kiyomizu-dera. Aquí tendré por primera vez una sensación que me acompañará a lo largo del viaje: sobrecogimiento, al tener ante mis ojos esas imágenes que tantas veces he visto en fotos, cuando Japón era un sueño lejano e irrealizable. El templo a la derecha, entre el frondoso bosque, aún en monocromo. Al fondo, la torre de Kyoto es el único edificio que se atreve a intentar ser tan grande como las montañas. Caminamos con los ojos cerrados entre dos enormes rocas, dice la leyenda que si lo conseguimos encontraremos el amor y la felicidad eterna. Al bajar del templo el horizonte nos regala un atardecer sobre Kyoto. El Sol se distorsiona entre las nubes, buscando ponerse tras las montañas que protegen una mezcla única de pasado y presente. Nos movemos para Gion. No disfrutamos el barrio, el sueño nos debilita. Callejeamos y pasamos de largo por los locales, vemos un par de escurridizas geishas y nos marchamos a Osaka de vuelta.

Kinkaku-ji (Foto: Alberto Montañez)

Segunda jornada en Kyoto. Nuestra primera parada es Kinkaku-ji. Las nubes imposibilitan que el contacto con el Sol dé su brillo particular al templo de oro, pero lo compensa con la tranquilidad de su reflejo en el agua. Al atardecer buscamos Fushimi Inari, en mi opinión, lo más espectacular de Kyoto. Cruzamos toriis, sudamos por culpa de la humedad, pero todo es secundario; las imágenes que nos regala la naturaleza compensan el cansancio y la sensación de atravesar un camino que no tiene fin. Los bosques, lagos, sonidos, todo nos aleja de la ciudad en la que nos encontramos. Una muestra más de la belleza de esta ciudad. Tristemente, debemos bajar antes de alcanzar la cima. El Shinkansen nos espera. Nos aguardan siete noches en Tokyo.

Fushimi Inari (Foto: Alberto Montañez)

En la estación de Tokyo nos aguarda la primera gran anécdota con la gente japonesa. Perdemos el tren que nos llevará al hotel, buscamos un teléfono con el que llamar al hotel para que retrasen el check-in pero no funcionan. Desesperados, pensamos que perderemos la reserva del hotel. Se presenta ante nosotros un hombre joven, trajeado, que se ofrece a ayudarnos. Le explicamos la situación y saca su móvil, desde el que llama al hotel y les dice que llegaremos una hora más tarde. Sin saber cómo agradecérselo, le decimos que somos españoles, y muy risueño, dice “yo hablo español, un poquito… pero no puedo”. Suelta una sonora carcajada y se ofrece a acompañarnos hasta el hotel. Nos negamos, no queremos ser más molestia, y el pobre hombre nos mira con tristeza y desilusión. Le agradecemos de corazón lo que ha hecho por nosotros, y cogemos el siguiente tren para nuestro hotel. Durante el trayecto, el hombre al que cariñosamente llamamos Tenshi se hace dueño de nuestras conversaciones. Llegamos a Asakusa, y al salir del metro sacamos el mapa para ver dónde queda el hotel. Una mujer sesentona y menudita se acerca y nos dice need help?. Nos indica dónde está el hotel y nos acompaña hasta la misma puerta. Por el camino, cuenta que es taiwanesa, su nombre es Mika y vive en Asakusa. Le agradecemos su compañía y pasamos nuestra primera noche en Tokyo. A la mañana siguiente, la recepcionista nos informa de que Mika ha telefoneado, preocupada de qué tal hemos pasado la noche. Sobran las palabras.

Durante el día siguiente visitamos Nagano, bonita ciudad pero que pasa desapercibida, y por la noche decidimos dar una vuelta por Akihabara. Paseo cortito por el barrio, cena y vuelta al hotel. Aún no puedo creer que esté en Tokyo.

Nos levantamos sabiendo que es un día importante, vamos a la caza del Fuji!. En Shizuoka una chica nos dice que un buen lugar para verlo es Gotemba, un pueblecito situado casi a los pies del monte sagrado. Sin embargo, nos advierte, es casi imposible que lo podamos ver. Las nubes juegan al escondite con él. Gotemba, con todos mis respetos, no tiene más atracción que la vista del Fuji. Rodeamos un pueblo pequeño y triste, a la espera de una oportunidad, pero el monte no aparece. Hay pequeños momentos de tensión. Unos quieren quedarse y esperar hasta que anochezca, otros quieren comer y marchar a ver más cosas, ante la desesperanza en que les ha sumido esta situación. Comemos y caminamos hasta la estación. El tren aparece, abre las puertas y entramos, pero al dar media vuelta, nuestros ojos se abren de par en par. Entre las nubes asoma la cima del Fuji, como un gigante tímido que nos premia en la recta final con su presencia. Con esta imagen, el tren se aleja de nuevo hacia Tokyo. El Fuji se despide de nosotros y las nubes lo tapan definitivamente.

Monte Fuji (Foto: Alberto Montañez)

Escribimos nuestro siguiente destino, Yokohama. Bajamos en la parada de la torre Landmark, que nos recibe nada más poner los pies en la calle. Estamos en Minato Mirai 21. Estoy incrédulo, sobrecogido. Subimos a la torre Landmark, se nos taponan los oídos en el ascensor, y siento vértigo al ver la cristalera que ofrece una visión aérea de la ciudad, del puerto, e incluso de Tokyo. Allí, a lo lejos, están la torre de Tokyo y la Sky Tree. Al bajar paseamos por el puerto y volvemos justo a tiempo para cenar y coger el tren para Tokyo.

Yokohama (Foto: Alberto Montañez)

Nikko es la siguiente parada. Vemos el puente, caminamos por el bosque y comemos en un sitio pequeño y acogedor. Su nombre es Hippari-Dako, está regentado por una ancianita adorable y tiene un Yakitori insuperable. Por dentro, el local está lleno de notas, fotos, billetes, tickets, de toda la gente que quiere dejar un mensaje de agradecimiento al local. Recomendadísimo!. Comemos, dejamos nuestro agradecimiento en forma de notas y nos marchamos.

Nikko (Foto: Alberto Montañez)

Por la noche visitamos Shinjuku. La luz, el ruido y la cantidad de gente nos agobia un poco al principio, pero poco a poco nos acostumbramos. Pasamos por el edificio del gobierno metropolitano, iluminado de morado, además de por otros edificios singulares e igualmente conocidos en el barrio de los rascacielos.

Con el nuevo día paseamos hasta la puerta de Kaminarimon en Asakusa. Nos sorprende la marabunta de gente que abarrota la calle comercial, y tras una visita rápida marchamos hacia el Sky Tree. Debido al fuerte viento el mirador está cerrado, así que tendremos que dejarlo para otro día. Caída la noche improvisamos un plan, Odaiba. Mi corazón se encoje al pasar con el tren por debajo del puente arcoíris, pero más aún cuando hace un giro y lo cruzamos.Estoy sobre el puente. El edificio de Fuji TV a la salida de la estación me recuerda a una gran serie de mi infancia, un mirador de madera nos recibe y, delante nuestra, la bahía de Odaiba. La visión del puente y Tokyo al fondo nos hipnotiza durante más de una hora, que pasamos prácticamente en silencio. Damos una vuelta por el barrio, nos fotografiamos con el Gundam y dejamos nuevas aventuras para el día siguiente.

Odaiba (Foto: Alberto Montañez)

Hoy toca Shibuya. Vemos a Hachiko, pasamos por el paso de peatones y subimos a la tienda de Tower Records. Caminamos hasta Harajuku y nos metemos en Takeshita Dori entre mares de gente, donde hacemos pequeñas compras. Volvemos a Shibuya, donde descansamos en un Starbucks, con vistas al paso de peatones. Al atardecer, visitamos la torre de Tokyo. Me entristece un poco verla llena de andamios por culpa de una reforma. Además, nos informan de que el mirador superior está cerrado. Las preciosas vistas, de la ciudad desde el mirador hacen olvidar todo eso. Nos elevan, si es que eso es posible, por encima de los rascacielos. La metrópolis de Tokyo llena de luz parece pequeña desde ahí arriba.

Decidimos que nuestro último día en Japón comience en Akihabara. Esta vez es de día, pero el color que invade al barrio no desmerece en absoluto al proporcionado por los neones cuando se pone el Sol. Caminamos con cuidado de no separarnos, entramos en varios centros comerciales, nos introducimos en el mundo artificial de los salones recreativos y comemos por allí. Ginza es nuestro último destino. Visitamos el barrio rápidamente, una ojeada a las tiendas de mayor renombre. Volvemos al hotel y preparamos las maletas. Nos acostamos sabiendo que es la última noche que pasaremos en Japón.

Las torres de Chamartín (Madrid) nos reciben muchas horas después. Contrariado, contento pero triste, sólo tengo en mi cabeza un batiburrillo de imágenes, recuerdos y anécdotas, que deberán pasar varios días y horas de sueño para poder ser organizados, ordenados y escritos. Sólo una cosa tengo clara, una idea que se sobrepone a todo recuerdo del viaje. Voy a repetir.

Hasta aquí la experiencia de Alberto. Espera poderos contar mas sobre su viaje en su blog  y si alguno de vosotros se anima a escribir sobre su experiencia en Japón que no dude en contactar conmigo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.097 seguidores